Mario Arvelo en el Consejo de Seguridad de la ONU

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) tiene mandato para mantener la paz y la seguridad a nivel mundial; es el único órgano del sistema internacional cuyas resoluciones son de cumplimiento obligatorio por todos los Estados miembros de la ONU. República Dominicana fue electa por la Asamblea General de la ONU para ser uno de los quince miembros del Consejo durante el bienio 2019-2020.

Mario Arvelo participa en una sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), acompañando al Embajador José Singer, Representante de República Dominicana en el órgano ejecutivo del sistema internacional.


El Embajador ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) José Singer, Mario Arvelo, el Ministro de Relaciones Exteriores Miguel Vargas, y el Embajador en Bélgica y ante la Unión Europea Aníbal de Castro en la sala del Consejo. Los cuatro diplomáticos dominicanos asistieron a una sesión en septiembre de 2019; el país fue electo para formar parte del órgano ejecutivo del sistema internacional durante el bienio 2019-2020.


Mario Arvelo participa por conexión electrónica en la sesión especial del Consejo de Seguridad titulada «Protegiendo a la población civil del hambre provocada por los conflictos», en cuya preparación colaboró. La reunión, que debió realizarse de modo virtual debido a las medidas de distanciamiento por la pandemia de coronavirus/covid-19, fue organizada por la Presidencia dominicana del órgano, bajo la conducción del Embajador José Singer. Los presentadores fueron el Director General de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Qu Dongyu (en pantalla); el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) David Beasley; y el Secretario General del Consejo Noruego para los Refugiados Jan Egeland. El Ministro de Relaciones Exteriores dominicano Miguel Vargas realizó la primera intervención en respuesta a las presentaciones, donde subrayó que la pandemia nos ha puesto de nuevo ante la insoportable evidencia de que en pleno siglo XXI, a pesar de estar dotados de capacidades productivas cada vez más eficientes, el cumplimiento del objetivo de desarrollo sostenible número dos de Hambre Cero no está garantizado. La desigualdad económica y la pobreza extrema, así como el cambio climático y las catástrofes naturales, son factores detrás de la inseguridad alimentaria; el hambre, el aumento de las tensiones sociales y los desplazamientos de población pueden traducirse en mayor presión económica y social para países receptores muchas veces aquejados por diversas vulnerabilidades. Allí donde impera la inseguridad alimentaria vemos terreno fértil para el conflicto, en especial si se suman la desigualdad y la fragilidad institucional. Es oportuno, en este contexto, aplicar el Marco de Acción para Crisis Prolongadas del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial. La sesión especial del Consejo de Seguridad se celebró el 21 de abril de 2020.

Otros enlaces sobre labores desplegadas por Mario Arvelo en la Organización de Naciones Unidas (ONU)

VOLVER A DIPLOMACIA MULTILATERAL

IR A LA PÁGINA PRINCIPAL

Powered by WordPress.com.
%d bloggers like this: